Autor Opinió
31 març 2014 a 17:30

Mi primitivo amigo el miedo

0 Flares 0 Flares ×

“Soy tu escudero fiel…cada vez que me llames vendré…” (4 minutos de lectura aprox.)

Art. 013 Mi primitivo amigo el Miedo

 

¿Qué sería de mí si no fuese por mi primitivo amigo el miedo?, ¿dónde estaría yo si mi abuelo cavernícola no hubiese corrido como un impala al escuchar aquel ruido en el matorral?, ¿corría por un Dientes de Sable, o simplemente era la brisa que movía las ramas?…eso era lo de menos, había que salvar la vida, y su instinto ante la duda le ofrecía la salida más efectiva para continuar vivo, por lo menos un día más.

Ese miedo que hacía que mi abuelo cavernícola corriese más rápido, saltase más alto, golpeara más fuerte, o se camuflara de forma más eficaz, hoy en día trabaja para nosotros igual que hace millones de años, y funciona del mismo modo, lo que ocurre es que las situaciones han cambiado.

Ahora, ese matorral que hacía ruido y se movía hace millones de años y que no sabíamos qué había detrás, se ha convertido en una entrevista de trabajo, en una charla ante un público, pedir un aumento de sueldo, o en decirle algo importante a alguien. No sabemos qué pasará, cuál será el resultado, por eso esa incertidumbre nos genera inseguridad, la inseguridad es señal de peligro, y esto hace que automáticamente llamemos a nuestro 112 natural, es decir, a nuestro primitivo amigo el miedo, para que nos salve de esa situación de alguna forma.

Él viene sí o sí, no falla nunca porque se debe a ti, y encuentra la mejor forma de salvarte de esa situación que según tu punto de vista es peligrosa. Es un gladiador ganador, y no suele perder. Busca la solución más efectiva para que vivas protegido un día más, igual que hace millones de años. Te sigue dando fuerza en las extremidades para que corras más rápido, golpees más duro, trepes a toda velocidad, o te camufles. Lo que ocurre, es que en el mundo moderno en el que vivimos, no son tiempos de llevar un árbol a cuestas para trepar en él, ni de camuflarse, (aunque hay algún caso que sí). Aun así, él va a hacer lo posible para que salgas por piernas de ese peligro, inyectándote adrenalina pura.

Cargado de esa adrenalina, con toda la maquinaria preparada para esprintar hacia un sitio más seguro, te conviertes en un Ferrary de 600 caballos que acelera con el freno de mano puesto, por nuestra joven y poderosa amiga la Razón.

Toda esa adrenalina acumulada en modo de “control y no de gestión de la emoción”, explota…y pueden aparecer síntomas como el típico temblor de manos, de piernas, de voz, desmayos, dolor de estómago, etc…

“Aunque no recomiendo ni aconsejo…he comprobado en mis propias carnes, que salir a andar rápido o correr, después de un día estresante es una medicina natural muy poderosa…y esto quizás es dado porque estamos creados para andar y correr. Cuando tenemos miedo, lo natural es correr…”

Hoy, hemos convertido a la emoción del Miedo en nuestra enemiga. Todo el mundo quiere luchar contra ella y eliminarla. Se crean herramientas, se hacen dinámicas, hipnosis. Le damos de lado a nuestra centinela incansable, sin darnos cuenta de que ella es una incondicional de nuestra persona. Le des de lado o no, siempre te enviará a su gladiador cuando aprietes el 112 natural.

Metafóricamente hablando, el miedo, podría ser ese amigo fortachón y cabezota, que siempre estará esperando la mínima señal  para acudir en tu ayuda y dejarse la piel por ti…

Si no quieres que venga tu gladiador personal con planes de luchar a muerte para salvarte, respétale y dale la gestión que se merece alguien que se preocupa tanto por ti. Tenlo a tu lado por si lo necesitas en algún momento, pero no le eches, porque luchar contra él es una batalla perdida, a no ser que quieras anular tu Naturaleza, mediante química, o desprogramaciones.

Ten en cuenta algo, y es que Él Miedo no aparecerá jamás, si siente que estás seguro de lo que haces y si crees en ti

Se mantendrá a la espera como centinela fiel que es, siempre preparado para darte el mejor de los servicios.

Por lo tanto yo no trabajo jamás en mis sesiones la eliminación de la emoción del miedo en sí, sino el nivel de seguridad de mis clientes, sus expectativas en relación a ellos mismos, el cuánto se quieren, su historial de éxitos y auto-satisfacción.

Si desde el punto de vista del cliente no hay historial de éxitos en el que apoyarse para tener esa seguridad, lo construimos durante en el proceso, mediante experiencias reales trabajando de la mano del Miedo, normalizando esos nervios que se sienten ante lo nuevo. Para que éste se quede tranquilo, es necesario que sienta que tú estás seguro de ti mismo, entonces es cuando entiende que no corres ningún peligro y te deja volar solo.

El Miedo no es ni tu enemigo ni el mío, es un indicador natural perfecto, de que algo no va bien en nosotros. Es un aliado incomprendido y mal gestionado que forma parte de nosotros, y al que personalmente yo llamo de vez en cuando por mis inseguridades.

J. López

Coach especialista en procesos OnetoOne

 http://www.linkedin.com/pub/julian-lopez/50/52/52a

Switch to mobile version
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Email -- 0 Flares ×