Autor Opinió
16 Setembre 2013 a 16:00

Giacommeti: escultura suïssa a Espanya

Giacometti el escultor para el cual retocar la obra era propio de la histeria perfeccionista de los inseguros

El hombre que camina

El arte suizo visito nuestro país y se quedó todo el verano. Aterrizó en Madrid y fue acogido en esta ocasión por la FUNDACION MAPRE. Esta recibió en sus salas con mucho éxito a Alberto Giacometti.

Alberto Giacometti  (1901-1966) protagonista del arte vanguardista del siglo XX, proveniente de una familia ya de artistas de padre pintor (impresionista) y padrino fauvista.

La exposición se titulaba  “Terrenos de juego” ya que el escultor  plantea su trabajo como un lugar o terreno de juego entre el arte, la vida y la muerte.

Sus creaciones en ocasiones nos retrotraen al lejano oriente, sus obras nos recuerdan a las esculturas egipcias con toques de cierto irrealismo, hieratismo y frontalidad.
Nuestro invitado trabajaba a base de unas curiosas  figuras atropomorfas de silueta estilizada y muy alargada de aspecto estático e impersonal, como si no estuvieran vinculadas al entorno que ocupan.

 

Una peculiaridad de este artífice es que daba mas importancia a las huellas y manipulación previa de la obra que a la estética posterior que adquiriese la misma. Pensaba que en estos pasos previos  era donde el artista dejaba plasmado el verdadero espíritu de la composición.

De carácter excéntrico y  peculiar, el escultor realizaba sus trabajos  en un  taller de  sólo 18 m2, y así trabajo durante más de 40 años. Dicho taller de aspecto lúgubre y aciago fue también motivo de su inspiración y desvelos. Este aparece representado en muchas  de sus  litografías, óleos y dibujos.

 

Junto con Balthus, Giacometti era a el único artista por el  cual Picasso se interesó.
Así mismo, Giacometti no dejó entrar nunca al español en su taller, temiendo que este le robará el espíritu de sus obras.
http://en-arteycultura.blogspot.com.es/

 

Mariajo

 

Switch to mobile version