Autor El poema
4 Gener 2014 a 12:30

A Esther

Esther, 1

Ribereño de boca y beso, un ángulo de voz,
si fuera caer Chirimiri, ú interpretar ligero lo estanco,
el sol a mejor gusta, compartimento de cigüeñas y reflejo,
en no sé llamar lo es, abandonada la tarde en faetón,
Azcárraga glorieta, tu Sol vida, de blanco en naturaleza,
figuras la ética sin congoja, valerosa turquesa mía,


A Coruña, si, A Coruña,
tanto de serena! tanto de amor!
y tanto es, cantar de gloria!


lo ves sin fatiga, de alta calza, tu sombrero vuela,
no es presagio el viento debe, en favor y sople,
desvaneciendo a quién resiste a morir de gozo,
en solo verte al monte de San Pedro,
toponimia de amantes, diluir a mano, agua de sales,
gemidos finos concertarse, en trato sellado a cumbre,
Bahía de San Antón, sin cálculo de testigos,
sofocar hemos, cien deseos e incendio,
bajo hierba namorar prometida,
nave con uvas de gato, perejil por flancos cautela,
guardado en liga, tradición y plata,
besarse público, ajenos a todo frente,
pardillos y jilgueros, apenas nos trascienden,


Y son en ello, alas y meneos,
muchos los héroes, sobre grandes las tierras,
en lo cuadrado entero, de azul viste un cielo, orgullosa y viva,
Torre de Hércules, eres así de hermosa!
duplican lágrimas los ojos, verdad amor?
donde un violín de gavilanes, cajón y tiza, se viste de patrimonio,
son retinas más bellas, las en penumbra fueron,
desnudar una piel blanca, en acceder a orillas,
falla sin par, valenciana…

 


VMA;
26 noviembre 2013.

Esther, Valenciana.
A Coruña, julio 2013.
Quién por si, voz más dulce, ser imposible.

Switch to mobile version