Autor El poema
4 Gener 2015 a 11:00

Un baño de buen gusto

Un baño de buen gusto

Un baño de buen gusto

Resulta que, a determinadas edades, también las horas intempestivas, pueden promover placer, referiré en modo conciso, tras una sesión de 14 kms en una hora, estirarse, y trotar suave, las pulsaciones se relajan, eran las 14,50 y tenía que pasar a hacer compra por el mercadona con lo puesto, entras y Dios mío!
Tanta gente?? No menos de 100 universitarios comprando, también muchos menos, de edades superiores, pensé, es lunes, comprensible,
me puse en la cola, cinco cajas iban a tope, colas notables, rodeado por hermosas jóvenes, este, oeste, norte de mi fila, sur la misma, mi cinta adidas en la frente, atado el foulard rojo del Capitán Morgan, las pulseras a la vista, las piernas y perlas de sudor, así estábamos en espera de turno,,, unos y otros, miradas desconocidas, gestos atractivos, cortesía, buen rollo, gustazo,
es innegable siendo normal,
que a la hora de pagar, he facturado no lo llevaba, varias bolsas, sino algo más preciado, sonrisas de bellísimas universitarias, y es en manos el mundo, de joyas, que uno marcha feliz, me fuera la paciencia tienen jóvenes, que mayores estábamos, y conveníamos leyendo las miradas circulaban, también unos cuantos, pues con el pecho más hinchado,
sin llegar al pavo real por supuesto, camina uno, olvidándose tener el coche en el parking, riendo anchamente, tener que volver atrás…

De lo aconteció después, no prenda darse, jajajajaja. Lunes, lunes, lunes.

VMA;
17 noviembre 2014.
Embutidos el Ventorro.
Salamanca.

Switch to mobile version