Autor El poema
8 Octubre 2015 a 16:00

La vida es real, y no tengo voz

la vida es real

Somos muy apasionados,
lo obliga a anticipar el descanso,
pues rendirse, en el mejor imposible,
y sin querer hablar, de la sal el mar,
vuelva un corazón su fuero,
que rasgado de belleza,
imposibilita al mismo silencio,
de un haz, cuál juventud aguarde,
caída al fondo del vivir, ú ser en ello,
estos instantes, semilla y tierra,
plena, misteriosa, rejuvenecida.

Chaz de Brösigke e Conti

Switch to mobile version